Mitos y verdades: terremotos

Se dice mucho acerca de los terremotos, ¿pero que tanto es cierto? Aquí un articulo de Javier Peláez, nos explica de manera sencilla lo que muchos se preguntan, mucha atención a lo siguiente:

terremoto

«La luna influyó en el terremoto de Japón»… FALSO

Como ya vimos hace unos días en este mismo blog, la luna estará en perigeo el próximo sábado día 19 de marzo. Sin embargo, este habitual acercamiento de nuestro satélite ocurre habitualmente y no tiene ninguna  relación con el terremoto en el país nipón.

perigeo luna

 

«El terremoto de Japón desplazó el eje de la Tierra»… VERDADERO

¡Pero cuidado! Esta afirmación nos puede llevar a muchas confusiones y equívocos pensando que ha ocurrido algo peligroso o fuera de lo común. Desde el terremoto de Chile en 2010, esta noticia ha ido apareciendo sistemáticamente en algunos periódicos con tintes sensacionalistas, pero lo cierto es que la variación es verdaderamente insignificante.

En este artículo de Yahoo! lo explicamos claramente y podréis comprobar que el desplazamiento real ha sido de unos 17 centímetros, algo que la propia NASA ha explicado diciendo que se trata de algo perfectamente natural y que ocurre todo el tiempo.

Richard Gross, investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA lo exponía claramente: «La rotación de la Tierra cambia todo el tiempo y no solo como consecuencia de los terremotos, sino también por efectos mayores como los cambios en los vientos atmosféricos y las corrientes oceánicas»

«El terremoto de Japón acortó el día»… VERDADERO

Al igual que el punto anterior, hay que poner esta afirmación en contexto y tener en cuenta dos puntos muy importantes. La variación también es insignificante para nuestra vida cotidiana, puesto que se estima en 1,8 microsegundos (un microsegundo es la millonésima de segundo). Además, a lo largo de un año normal, la longitud del día aumenta y disminuye por otras causas alrededor de una milésima de segundo, que es un cambio aproximadamente 550 veces mayor que el cambio causado por el terremoto de Japón.

«El terremoto ha sido causado por un ataque del HAARP»… FALSO

Las siglas HAARP significan Programa de Investigación de Auroras Activas de Alta Frecuencia (High-Frequency Active Auroral Research Program) y consisten en una serie de antenas y transmisores ubicados cerca de Gakona (Alaska), en un proyecto que busca estudiar la interacción con la ionosfera de una manera temporal y en un área muy limitada.

Haarp

Para poner la cosas en situación, y además de recomendar el artículo de Miguel Artime sobre las conspiraciones que existen sobre el Haarp, hay que añadir que esta instalación de antenas sería incapaz de hacer hervir un litro de agua a una distancia de 500 metros. Por ello, resulta absurdo pensar que podrían mover placas tectónicas enteras bajo la superficie de Japón a miles de kilómetros de distancia.

«La contaminación es la causa de estos desastres»… FALSO

Como bien nos cuenta Ezequiel del Bianco, los terremotos están causados porque la superficie de la Tierra está formada por enormes placas (tectónicas) que flotan sobre un manto de magma (roca fundida). Las placas se desplazan, comienzan a presionarse y eventualmente liberan esa energía en forma de movimientos sísmicos. 

Como veis, poco tienen que ver estos movimientos internos de la tierra con la contaminación, y si existiera alguna correlación, aún no hay ningún estudio que la haya encontrado.

«Altas temperaturas, humedad elevada y aire estancado es presagio de terremoto»… FALSO

Al igual que en punto anterior, no hay ninguna evidencia que corrobore la certeza de este tipo de afirmaciones. Los terremotos ocurren, como hemos visto, como consecuencia de las placas tectónicas, y se producen sismos en todas las latitudes y con todo tipo de condiciones. Suceden en zonas secas, lluviosas, desérticas, en invierno, en verano, cuando hay calma o cuando hay viento. No se ha encontrado ninguna relación entre una condición climática concreta y un posterior terremoto.

«La aparición de determinadas nubes puede predecir terremotos»… FALSO

En el año 2003, un anciano químico chino llamado Zhonghao Shou, lanzó una teoría en la que afirmaba que se podían predecir los terremotos gracias a la aparición de un tipo determinado de nubes.

nubes

Sin embargo, hay que hacer notar que esta clase de nubes iridiscentes a las que Shou se refería, son relativamente frecuentes y no hay ningún estudio científico que haya podido demostrar ninguna relación entre movimientos tectónicos y estas nubes.

En ese año 2003 Zhonghao Shou saltó a la portada de muchos medios de comunicación, puesto que una de sus predicciones basadas en la observación de estas nubes tuvo su eco con un posterior terremoto en Irán. Sin embargo, este tipo de nubes se han seguido viendo en multitud de ocasiones sin que haya precedido ningún tipo de sismo.

Hasta el momento, no existe ningún estudio ni evidencia que haya podido corroborar esta relación entre nubes y movimiento de placas tectónicas.

«Se pueden predecir los terremotos según el comportamiento de algunos animales»… FALSO

Durante las últimas décadas se han realizado numerosos estudios intentado predecir movimientos sísmicos basándose en el comportamiento anómalo de multitud de animales como perros, gatos, ranas o aves. Lo cierto es que no han arrojado ningún resultado satisfactorio.

Los científicos llevan siglos intentando conocer con exactitud cuándo se van a producir los terremotos, y encontrar un método eficaz sería un gran avance que ahorraría millones de muertes. Sin embargo, por el momento, ninguno de las teorías planteadas (como las nubes o los animales), han ofrecido muestras de ser efectivos.

Es cierto que en alguna ocasión se han comprobado en animales determinados comportamientos extraños antes de que ocurrieran terremotos, no obstante hay muchos más casos en los que se han producido movimientos sísmicos y no se detectaron comportamientos destacables en los animales estudiados.

Por ahora, ningún estudio es concluyente y en los animales estudiados, hay más casos en los que no se han detectado actitudes anómalas, como en el terremoto de Tangshan en 1976. En él, murieron más de 650.000 personas sin que ninguno de los animales que estaban siendo estudiados en aquel momento mostrara comportamientos especiales que indicaran la posterior catástrofe.

«La Naturaleza se está vengando de nosotros»… FALSO

Los terremotos son un fenómeno natural que no tiene ninguna relación con ninguna especie. Se calcula que el Homo sapiens lleva «danzando» sobre este planeta unos 15.000 años y sin embargo, los movimientos de las placas tectónicas llevan produciéndose desde que la Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años.

Ante estos datos, pensar que los terremotos están dirigidos (por el planeta o por determinadas divinidades) a castigar alguna actitud humana, dejaría sin explicar cuál es la razón por la que han existido antes de que nosotros llegáramos durante tantos miles de millones de años…

 

Tomado de: Cuaderno de Ciencias

Entendiendo el cambio en el eje de rotación de la tierra tras el ultimo sismo en Japón

Ya todos estamos enterados del ultimo sismo de magnitud 8.9 en la escala de Richter, que afectó a Japón, y del cambio en la posición del eje de la tierra, pero ¿tendrá algún efecto de cualquier tipo este cambio en el eje?

eje

Según explica Vladimir Kostoglodovno del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM esto no tendrá un impacto serio en el eje de rotación de la Tierra.

La NASA calculó que el terremoto de magnitud 8.9 en la escala de Richter cambió la posición del eje del planeta unas siete pulgadas, en dirección 133 grados longitud este.

El efecto de esto es que se redujo la duración de un día cerca de 1.8 microsegundos (un microsegundo es la millonésima parte de un segundo). En otras palabras, hizo que la Tierra apenas gire más rápido.

Entonces, el efecto del terremoto de Japón es como el ruido, “No hay que preocuparnos por el cambio, porque relativamente es muy pequeño y temporal”, precisó el experto de la UNAM.

Kostoglodov añadió que todavía no es posible registrar de forma confiable el efecto del cambio producido por los terremotos.

Richard Gross, científico del Jet Propulsion Laboratory, de la NASA, reportó que tras el terremoto en Japón, el eje de la Tierra se desplazó alrededor de 15 centímetros, el doble que en el ocurrido en Chile en 2010.

Variaciones significativas de éste último, señaló, pueden ocurrir al paso de una tormenta de grandes dimensiones, como un huracán de gran escala.

 eje-de-la-tierra

El experto explicó que la posición del eje de rotación cambia continuamente con respecto a su posición promedio, por ejemplo, con el periodo de 433 días conocido como bamboleo de Chandler, una pequeña variación que explica que los polos terrestres se mueven en una circunferencia irregular de tres a quince metros de diámetro en una fase oscilatoria.

Entonces debemos comprender que las consecuencias en los climas del planeta serán solo de efecto acumulativo,tal vez, de largo plazo como ya ha pasado antes, en sus ya varios cambios climáticos en su haber, épocas de frio o calor. y estos solo serán notorios en millones de años.

Otro efecto del terremoto es que geológicamente el suelo japonés se desplazó unos 13 pies de su posición original. Esto requerirá que los mapas deban modificarse.

Así que ya saben, a pesar del terremoto de Chile y ahora el de Japon estos solo tuvo un desplazamiento minúsculo del eje terrestre como también minúsculos serán los efectos sobre el nunca estático eje de la tierra.

Fuente: Regiosfera

Etiquetas de Technorati: Eje,terrestre,tierra,Japon,rotación,chandler,nasa